Vinoteca.com

Historia del vino

Entender la historia del vino implica adentrarnos en la vida cotidiana de millones de personas a lo largo de milenios, y observar el proceso de apropiación de técnicas agrícolas, de elaboración, de fabricación de envases y en la producción de excedentes, que implicaron la necesaria transmisión de experiencia y conocimiento de una generación a otra. Ninguna otra actividad agrícola ha generado una mitología tan rica y vasta como la vitivinicultura. Sus dioses protectores simbolizaron la estrecha relación entre lo instintivo y lo racional convivientes en la naturaleza humana. El vino formó parte desde muy temprano de los ritos religiosos: Dioniso, Baco, el Judaísmo y el Cristianismo, adoptaron al vino como símbolo de vida, muerte y resurrección.

La etimología de la palabra vino nos conduce a su origen, desde la palabra hebrea wainu, de hecho, fueron pueblos semitas quienes hicieron posible la domesticación de la Vitis Vinífera, (con el nacimiento de la agricultura y otras actividades) en el período entre el 8.000 a.C. y el 6.000 a.C., en una vasta zona comprendida entre el mar Negro y el mar Caspio y delimitada por las actuales Georgia, Armenia Turquía, Siria, Irak, Irán, Rusia, incluso llegando hasta el Líbano. Fueron estas comunidades las primeras que aprendieron a fermentar, deshidratar granos, condimentar, cocinar, es decir, fueron las que inventaron nuestras actuales técnicas culinarias aplicadas tanto a la elaboración de alimentos como vinos, cervezas y destilados. La invención de la cerámica también fue clave hacia el 5.000 a.C. ya que la arcilla hizo posible la construcción de vasijas de diferentes formas para la fermentación y conservación del vino.

Hacia el 3000 a.C la vid se cultivaba alrededor del rio Tigris, y hacia el 2700 a.C la vid llegaba a Egipto donde las viñas se situaban junto a los templos, las botellas ya llevaban una especie de etiquetado con arcilla fresca, también las pinturas en las paredes fueron claras evidencias de los materiales utilizados para la producción del vino. Los griegos eran considerados expertos por sus grandes avances en el cultivo, vinificación y calidad resultante, también difundieron el consumo del mismo por todas las costas del Mar Mediterráneo, Portugal, norte de África, y el este de Asia Menor, además es de suma importancia reconocer que fue esta civilización quienes se estableció en Marsella (siglo VI a.C.) llevando la vid a la actual Francia.

La llegada del vino fue en el sur de Francia a partir del 122 a.C. gracias a los Romanos, para luego dirigirse hacia el norte incluyendo Alemania e Italia. La conquista de Iberia (actual España) finalizada en el 133 a.C. favoreció la competencia entre los vinos españoles, franceses e italianos. A finales del siglo I d.C. llegaban las primeras bodegas a Italia e iniciando el siglo II d.C. aparecen los primeros distribuidores de vino de Europa, como también la tendencia de establecer viñedos cerca de cada casa.

La viticultura en la edad media

El Imperio romano se derrumbó en el 476 d.C. quedando pocos vestigios del antiguo Imperio Romano, las ciudades habían sido destruidas y la vida se había vuelto rural, pero las tradiciones cotidianas romanas subsistían, en especial la presencia del vino en la vida de la gente, sobre todo por ser la única bebida higiénica ante las deficiencias sanitarias de aquel entonces. La Iglesia Católica tuvo gran influencia en la vinificación y técnicas enológicas del vino, además de legislar cuál era el vino “lícito” para la Eucaristía. Los monasterios cistercienses y benedictinos fueron determinantes sobre todo en Francia, ellos estacionaban el vino en vasijas antes del consumo para las misas, luego las botellas de vidrio aparecen a fines del 1600 los cuales eran taponados con tapones de maderas encerados, pronto en España descubrirían pronto las propiedades del corcho natural.

La viticultura llega a America

En América existían variedades de Vitis silvestres (no vinífera), las mismas convivieron un cierto tiempo con la Vitis Vinífera traída por los conquistadores europeos, además introdujeron el trigo, el olivo, la viña, todo tipo de hortalizas, el banano, semillas y animales que arraigaron rápidamente en las fecundas tierras del Nuevo Mundo, así mismo luego de años comenzaron a generarse nuevas exportaciones a Europa, como cuero, sebo y lana. Sin embargo, durante los tres primeros siglos producción agrícola y ganadera se destinó fundamentalmente a la subsistencia de las poblaciones y al comercio local. Colón en su 2° viaje trajo sarmientos de vides, pero su cultivo no prosperó en las Antillas, muchos conquistadores trajeron pasas de uva de las que extraían sus semillas y propagaron su cultivo por América. A partir de 1530 se enviaron semillas y vástagos de viñas y olivos a 2 destinos, al norte primero México para luego finalizar en USA, y al Sur desde Perú hasta Chile y Argentina.

Más Compartidos